Monday, June 30, 2008

Calíope: Ondas oníricas



(Garbage - Crush #1)

Las ondas oníricas sacuden la realidad como un terremoto devastador, viajando más rápido que la velocidad de la luz, sacudiendo millones de neuronas del cerebro al unísono. Sueños que se tornan pesadillas; pesadillas reales o de fantasía; sueños húmedos, secos, ardientes, fríos… ¿Nunca nadie os habló en sueños?
“Soñad, soñad pequeños míos, y podréis cambiar vuestro mundo, ese mundo tan lleno de claroscuros, luces y sombras que bailan al compás de este vals macabro, de esta danza de muerte que es la vida que os ha tocado vivir”.

Su voz era profunda, grave… Si hubiera podido tocarla, hubiera dicho que era áspera, pero dentro de ese tipo de aspereza que te gusta tocar y abrazar, que te gusta sentir sobre tu piel desnuda. De haber tenido sabor, hubiera sido agridulce, y desearía haber podido lamer sus labios hasta saciar su sed.

“Calíope, mi dulce Calíope”, la miró, con sus ojos vacíos y vidriosos; se acercó hacia ella y tomó su  cara entre sus manos. “Pequeña musa que despiertas mis más primitivos instintos… te miro y siento furia, deseo…”
“Usted se equivoca, Calíope no es mi nombre, es…”

Aprieta las manos sobre su cuello, impidiendo que entre y salga aire. Son cálidas y suaves, fuertes, firmes; no tiene miedo de apretar… Ella siente miedo, pero también siente placer, ¿no es curioso? Se aferra a sus brazos y le lanza una mirada amenazante; lo cual parece agradarle y deja de apretar para sonreír con una mueca de satisfacción.
“Así que ahí estás” susurra, se acerca a su oído; “Te he estado esperando, dulce Calíope”

Ahora lo entiende. En el mundo onírico, Calíope es su nombre; y él es su captor, su amante, su  protegido, su padre, su amo, su esclavo, su violador… Él fue y ha sido siempre su amor. Un temblor frío recorre todo su cuerpo, haciéndola sentir realmente emocionada, asustada, excitada… Las piernas le flaquean y su respiración se acelera. Por fin lo ha encontrado.
Muerde su cuello y ella emite un gemido de placer; recorre con sus manos su espalda mientras la aprieta contra sí, pudiendo de esta forma hacerle sentir todo su deseo hacia ella. Entonces, casi enfurecida, ella le tira del pelo y grita; una mirada le basta para saber qué es lo que tiene que hacer. La tira al suelo, arranca su ropa y ella deja que entre hasta su alma, que viole toda la cordura que hay en su interior, toda la locura que invade su cuerpo.
“Meow”

Algo ha saltado sobre ella… Ah, sólo es Kinesa, su gata… Abre los ojos lentamente, y observa que aún es de noche. La habitación está oscura, y la pequeña tormenta de verano es ahora un pequeño diluvio estival; escuchándolo a través de la persiana. A pesar de ello, hace una calor asfixiante. Mira el reloj, son las cuatro y afortunadamente, no hay llamadas en su busca.

“Malditos cambios de horario” se dice a sí misma. "Y maldita la hora en la que me mandaron a esta ciudad a trabajar…"

Un mueble cruje y, por un segundo, vuelve a sentir su presencia, su respiración detrás de su nuca, lamiendo su cerebelo para hacerle perder el equilibrio. Piensa que debería girar esa manecilla que hay dentro de sí misma, pero realmente descubre que quiero girar la suya y darle un poco de placer, un poco de dolor.

Siempre está bien tener un poco de los dos.

Girar

El truco está en respirar, respirar detenidamente la atmósfera que nos rodea. hoy huele a pólvora, a humo y a tormenta. Las nubes no se vislumbran, pero escucho su tronar a lo lejos, a miles de kilómetros de distancia.

No seré la persona que te deje ahí abajo, así que toma mi mano y deja que tire de ti; no tengo miedo, no caeré al vacío; no me lo tomo como el resto de personas que conoces. Tal vez porque algo está girado dentro de mí.

Girar, sí, hay una pieza en mi cuerpo que no encaja, y me pregunto dónde está. Es eso que te hace defectuoso, pero a la vez especial. Tendemos a ver esos defectos como desventajas, pero... ¿quién dijo que no pueden ser una virtud? ¿Una forma diferente de ver las cosas? Todo depende muchas veces del cristal con el que lo mires, de cómo lo giras... y de la melodía que suena...

Desde que me dí cuenta de eso me gusta girar las cosas y tratar de verlas desde otra perspectiva. Giro fotos, giro el plato a la hora de comer, me giro a mí misma y a veces trato de girarte a ti...

Pero ¿sabes? Nunca sé si lo hago hacia el lado correcto.


Masoquismo cotidiano.


Soñando con los ojos abiertos;

tratando, sin éxito, de no perder la razón.

Disfrutando de mi masoquismo cotidiano;

Intentando no mirar tus ojos, intentando mantener el control.

Psicodelia con LSD caducado;

Endorfinas, neurotransmisores de la pasión;

Tus besos de mentira recorriendo todo mi cuerpo;

Epilepsia fría de sabor a vainilla, chocolate, fresa y sudor.

Sociópatas indiferentes,

Perturbables sólo por nuestro roce y el descender del sol.

La luna espía a través de tu ventana

Y vela por la dosis adecuada inyectada sin piedad.

Tus palabras crueles azotando mi oído,

Y yo susurrándome que no te quiero amar.

Muerdo tu alma, tú arañas mi espalda.

Los subterfugios ríen y se van.

Y sigo disfrutando de nuestro masoquismo cotidiano

Iluminado permanentemente por la insensatez.

Nunca fuiste capaz de confesarlo,

verdades a medias para sentir otra vez mi piel.

Mi lengua busca tu rincón más secreto,

el punto G virtual de tu interior.

Blasfemando obscenidades cuerdas,

fustigando nuestros cuerpos,

un arsenal de orgasmos sin perdón.

Mi mente sucia, mi cuerpo corrupto

Enturbiado por tus marcas de placer.

Tú sin olvidar el tacto de mis labios,

medias sonrisas, cómplices locos de atar.

Intelectuales desgarrándose a besos,

lamiendo el fuego de nuestra santidad.

Quieres que admita que soy tuya;

Un secreto, mentiroso infiel, que es de los dos.

Saturday, June 28, 2008

Calíope

Las musas no dejan huella física, pero sí en el alma de los hombres que las llaman, a veces, suplicantes y lascivos, tratando de obtener su don.

De todas ellas, Calíope era la más sabia e ilustre, la más poderosa de todas las musas. Es ella quien por las noches se arrastra bajo mis sábanas recorriendo mi alma con su lengua, insuflando aire directamente en mis venas para producirme una muerte que, segundos más tardes, es un renacimiento a la putrefacción del mundo que nos rodea; un mundo tan vacío y sin sentido como hermoso, inspirando orgasmos intelectuales dentro de mi cerebro.

Acabo de despertar y me parece seguir soñando; la diferencia es que antes mis sueños eran en blanco y negro, y ahora son en color; unos colores tan vivos que hacen daño a mis ojos, cegados por el brillo aterrador de este mundo decrépito y soberbio.

Pronuncia mi nombre con deseo. 

Ca-lí-o-pe. 

El éxtasis está a punto de llegar a ti. Te mostraré lo que hay detrás del velo, mi visión, la verdad.

Friday, June 27, 2008

Trece


Trece segundos es todo lo que necesito para hacer girar al contrario las manecillas del reloj y ser perseguida por el conejo blanco hacia la madriguera, donde le enseñaré mis encantos ocultos por encajes de algodón.

El inquietante Frank me susurró anoche al oído que el dolor es camino del conocimiento; sentimiento primario presente en la Humanidad desde el inicio de los tiempos. Cuerda locura que a algunos enloquece de lujuria, ¿serás tú uno de esos? Sorpréndeme, me encantan las sorpresas.

Masoquismos ocultos en las sombras, pasiones secretas vetadas por el Sol; Sade lo susurraba en sus libros... no hay nada más sagrado que el dolor.

Trece segundo para hacer callar a la Reina de Diamantes y destrozarla a golpes, a mordiscos, violando hasta su alma... tal y como te destrozaré a ti en cuanto tenga ocasión...

Si no lo haces tú, lo haré yo.

Thursday, June 26, 2008


Ésto es lo que nos separa, una pared de nubes que se levanta entre tú y yo; tan fácil de atravesar y tan difícil a la vez, no ves lo que hay al otro lado y eso aterra... ¿pero acaso no somos criaturas celestiales que no temen a las alturas? ¿Acaso no siempre hablas de la grandilocuencia y levedad de nuestros cuerpos, de lo enormes que podemos llegar a ser?

Una pared de nubes que es como una niebla incómoda, fascinante y delicada, aterradoramente brutal y onírica; la puerta oficial hacia Avalon, que nos llama en la distancia del sueño... ¿Acaso no recuerdas que estuvimos juntos allí, sin sorpresas, sólo iluminados por las estrellas?

Algo tan efímero como una pared de nubes puede parecer un abismo... pero siempre me gustaron los retos y caminos difíciles, siempre me gusto cavar con mis manos sobre la piedra desnuda abrasada por el sol.

Wednesday, June 25, 2008

¿Hay un Dios?


Caminando por lo parajes perdidos del cielo, soñando con llegar a casa para caer en tus brazos y fundirme en un manto de sueños que me arropará hasta la infinidad del tiempo.

¿Serás tú quien esté allí aguardando mi llegada, velando por los sueños compartidos desde el anonimato espacio-temporal? Para ese entonces espero haber olvidado todos nuestros sueños rotos, todo lo que nos perturbaba cuando cruzábamos las miradas durante el cegador amanecer.

Espérame sentado junto a la lumbre, escribiendo en renglones torcidos todo lo que piensas sobre éste, nuestro abismo personalizado; un abismo infinito que nos engulle sin piedad.

A través de los montes carbonizados, protegida por la noche, atravesaré las estrellas y llegaré hasta tu corazón; frío, de piedra, inerte palpitante que me guarda un pedacito bajo llave, con anhelo, mentiras y subterfugios piadosos para los dos.

Saturday, June 21, 2008

Thirteen

¿No me dejarías que te acompañara a casa? ¿Por qué no me dices lo que piensas? Si es sí, dímelo; si es no, bueno, puedo irme.... no te haré...

A veces las cosas más estúpidas son las más complicadas, como la canción de Big Star. Como darte cuenta que te gusta y apetece estar con una determinada persona, sin más.

Definamos el término "estar con una persona": disfrutar de su compañía, de su conversación, de sus ideas, compartirlas, debatirlas, discutirlas, ver una película, escuchar música, salir de fiesta y si apetece, dejar que te abracen. No hace falta que sea todos los días, sólo a veces, cuando cae la noche, cuando el aire es más frío.
Y que no te hagan sentir como a una cualquiera más, eso de que me acumulen en un montón después de una buena ración de palabras bonitas me destroza y hace que salga lo peor de mí.

¿Es eso malo? Creo que no, pero entonces no sé por qué me carcome por dentro. Supongo que es por la necesidad de tener que decirlo; parece una estupidez pero no lo es. Entre todas mis cualidades, una de ellas es esa (no sé si buena o mala): el tener que decir las cosas como las siento, como las veo.

Si estoy equivocada, por favor, corregidme; porque no soy una funambulista de la cuerda floja y a veces pierdo el equilibrio. Igual que tú no siempre sacas palomas del sombrero de copa.

Friday, June 20, 2008

Incidencias


El acordeón suena, creando un ambiente de magia y decadencia que te envuelve lentamente, deteniendo el tiempo en un punto entre el todo y la nada, creando un agujero de gusano capaz de transportarte a un espacio y tiempo indeterminado, más allá de las estrellas.

Ondas que se expanden y encogen, plegando la distancia infinita en unos pocos milímetros, doblegando los sentimientos a su vaivén circense, haciendo acrobacias con los nudos que se forman en tu organismo... ¿Qué milagros de la física provocan esa mezcla de amor y dolor? Los caminos hormonales se activan y desactivan, y una mezcla de endorfinas se disparan en tu cerebro; sin darte cuenta, tus ojos se nublan ante la emoción...

Y es ahí cuando comprendes todo y nada, cuando entiendes por qué las incidencias no dejan escapar los rayos de luz de su interior y colapsan el tiempo, deteniéndolo todo; cuando observas que el tiempo se detiene poco a poco, a cámara lenta, como en las películas, como si fuera una escena de Julio Medem; una voz te susurra desde dentro que nada va a salir bien pero todo es hermoso y va a seguir hacia delante, quieras o no.

Inspiras, expiras, suspiras; y todo vuelve a andar y a moverse; al principio sin sonido, luego de forma más escandalosa y viva. Vida, sí, descubres de nuevo que estás vivo, y das las gracias o maldices, da igual; la sangre fluye al compás de tu pulso, de tu respiración, y te guste o no, es belleza en estado puro.

Sólo somos estrellas que colapsamos una y otra vez, a veces entre nosotros, otras veces sin la ayuda de nadie; creando agujeros negros en el tiempo y espacio: ajugejos de tristeza, agujeros de violencia, agujeros de amor.

http://youtube.com/watch?v=FI76sKLMkMU

Thursday, June 19, 2008

¿Por qué tan dulce?


Como mucha gente sabe, me apasiona el estilo "Lolita" a la hora de vestir y, en muchas ocasiones, a la hora de "pensar" (aunque creo fervientemente que el pensamiento lolita se está creando en occidente y no en Japón, donde ésto no es más que una moda estética, os guste o no); pensamiento que combino con mis propias ideas más "punks", "carpe diem" o como queráis llamarlas.

Pero hay una idea extendida dentro del lolita que no comparto para nada, y es el ¿por qué siempre dulce? Cándidas, inocentes... ¡venga ya!

Yo prefiero jugar con esa imagen oscura, deseo de seducción perversa y cruel que puede desprender una lolita; fetichismo y supuesta incredulidad que desprenden por cada poro de su piel; secretos de placer que ocultan bajo sus pololos.

No me malinterpretéis: no pretendo ser ejemplo para nadie ni desmitificar el lolita; tampoco soy una "Ero lolita" ni nada por el estilo, tengo muy claro lo que me gusta y lo que no.... y no me gusta aparentar algo que no es real; la mayoría de lolitas que conozco no somos niñas de 13 años, somo mujeres enamoradas del rococó, apasionadas hasta el éxtasis por la belleza de un mundo (desgraciadamente) cada día más vacío, intentando crear nuestro propio País de las Maravillas.

Es ahí donde para mí entra todo esto: en vuestro Wonderland particular puede que todo sean chucherías y rosas pastel; pero en el mío entra una extraña decadencia y violencia difícil de explicar. El deseo de que te arranquen un vestido, el causar alboroto a tu alrededor sólo con una mirada; el ser como la imagen de imai Kira que he elegido... la autora de innumerables ilustraciones para "Angelic pretty" realmente tiene dos caras: la dulce, que yo también muestro en muchas ocasiones; y la perversa y juguetona que se esconde bajo nuestras faldas. Sin duda, esta ilustración es de la que mejor me definen de todas las que ella ha ilustrado.

Porque, queridas princesas, para dulzura ya tengo mi voz... y lo que hay bajo mis pololos.

¿Por qué siempre dulce? El agridulce sabe mejor... si sabes servirlo adecuadamente.

Y sé que os gusto así.

Tuesday, June 17, 2008

Los últimos días de la magia

Es lo que parece, el final decadente de una fiesta; y me encanta. Huracán y tornado que se devoran el uno al otro; así es como yo lo veo, la verdad, no podría definirlo mejor.
Esto es una puta tormenta con rayos y truenos y descargas eléctricas que sólo me hacen desear golpearte más y más, morder toda tu alma y aspirar tu esencia.

Es extraño descubrir cosas así a estas alturas de la situación, me encanta sorprenderme a mí misma... todavía tengo esperanzas, oh, sí...

Ése mágico momento...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...